domingo, 2 de septiembre de 2012

UNA BONITA HISTORIA


Una gata amamanta a dos perros a los que su madre dejó abandonados en Laxe


Manuel, gran aficionado a la caza y amante de los animales, tuvo que ingresar en el hospital por un problema cardíaco. Al regresar a su casa se topó con una camada de perros y otra de gatos, con media docena de retoños cada una. De los felinos solo se salvó uno, el resto murieron por causas naturales, mientras que los canes también fueron desapareciendo, pero, en su caso, porque les faltaba el alimento. Quedaron Johnny, de quien su propietario espera sacar un excelente cazador, y su hermano, todavía por bautizar, ya que lo ha comprado otro criador de Oviedo que piensa venir en breve a Laxe para recogerlo.
Los supervivientes, ante el desprecio materno, optaron por acurrucarse con Muchiña, que los acogió como propios y los tiene integrados junto a su hijo biológico en este más que curioso hogar.

fuente- LA VOZ DE GALICIA