lunes, 17 de septiembre de 2012

Girolamo di Benvenuto-Santa Catalina




1470-1542- Este pintor trabajó, sobre todo, en Siena y alrededores. Santa Catalina, patrona de la ciudad, es uno de los temas más recurrentes en su pintura.

En SANTA CATALINA DE SIENA INTERCEDE ANTE CRISTO PARA LIBERAR A PALMERINA

este pequeño panel representa un episodio de la leyenda de Santa Catalina en la que interviene otra monja dominica llamada Palmerina. A pesar de los esfuerzos de Catalina por reconciliarse con ella, Palmerina mostraba una implacable hostilidad hacia la santa. Sin embargo, cuando cayó enferma de muerte, Catalina rezó para que no fuera condenada al castigo eterno por haber muerto sin arrepentimiento.

La primera parte del cuadro nos muestra a Jesucristo, rodeado de querubines,  apareciendo ante Catalina, sumida en sus plegarias. Jesucristo le advierte de que Palmerina está condenada. Detrás de Catalina se encuentra el diablo, que, según la tradición, se aparecía en los lechos de muerte de los deshonrados para llevarse sus almas, con un largo pergamino con los pecados de Palmerina.  Las súplicas de Catalina acaban por convencer a Jesucristo de que no deje morir a Palmerina hasta que se haya convertido en una verdadera penitente, frustando así los planes del diablo.

 La escena  de la derecha  nuestra a Catalina  y a un monje funto al lecho de muerte de Palmerina, que acaba  confesándose de todos sus pecados y muerte habiéndose reconciliado con la santa-


Ref. HISTORIA DEL ARTE