martes, 25 de septiembre de 2012

Luis de Morales







Luis de Morales (Badajoz, Extremadura, 1509 - 1586 ), fue un pintor español de estilo manierista.
Debido a la fama que disfrutó en vida y a la predilección por temas religiosos en sus obras, fue llamado «El divino Morales». Desarrolló su actividad en un relativo aislamiento en Extremadura, si bien sus obras se distribuyeron por la península.
En su pintura se observa un alargamiento de las figuras y el uso de la técnica del esfumado leonardesco, lo cual hace pensar en influencias de escuelas pictóricas extranjeras. No obstante, debido a su particular estilo de representación su obra es fácilmente identificable.

Si bien el pintor e historiador Antonio Palomino sitúa el nacimiento de Morales a principios de siglo, en realidad la fecha más factible para su nacimiento es más tardía, hacia 1520, fecha insegura pero la más probable de todas las dadas por los especialistas. Juan Antonio Gaya Nuño ha señalado varios problemas que trae consigo el aceptar la fecha propuesta por Palomino de 1509 ó 1510, puesto que hay serias dificultades para llenar ciertos huecos de la primera etapa de su vida. Por esto varios historiadores retrasan la fecha; así August L. Mayer la coloca en el primer cuarto del siglo XVI, sin especificar. Elizabeth du Gué Trapier la sitúa «probablemente en la primera mitad» e, incluso, Werner Goldschmidt llegó a colocar la fecha de su nacimiento en 1543, algo imposible, puesto que su hijo nace seis años después. Según Gaya Nuño, Morales nacería hacia 1520, y tendría al tiempo de su matrimonio treinta años. Esta hipótesis confirmaría que estaba efectivamente avejentado en su sesentena bien cumplida cuando Felipe II pasó por Badajoz y quiso conocerle, en 1580.


También es inseguro todo lo relacionado con su formación. Así, siguiendo el estudio de Gaya Nuño, podemos indicar tres etapas en su formación: una primera en Sevilla, otra en Portugal y otra en Italia.
En Sevilla, Morales hubo de aprender con el maestro Pedro de Campaña. Aunque no hay que desechar la idea de una formación con otros maestros, ciudades y talleres, Sevilla era la capital natural de la baja Extremadura, y es bien creíble que Morales (al igual que haría Zurbarán más tarde) acabara allí.
Una segunda etapa de «educación portuguesa», es otra hipótesis nada desdeñable observando el parentesco que guarda su pintura con mucha obra manierista de la escuela portuguesa, y más concretamente con Fray Carlos, fraile de origen flamenco radicado en el monasterio de Espinheiro y principal pintor de la Escuela de Évora.


Por último hay que hablar de una formación italiana y, muy concretamente, en la ciudad de Milán, donde pudo estudiar y conocer la obra de autores como Domenico Beccafumi y Sebastiano del Piombo, aún vivos por el año en el que nos lo encontramos por esas tierras (1546), así como de otros maestros, ya muertos pero con su fama intacta, como Andrea Solario, Cesare da Sesto, Fra Bartolomeo, entre otros.
Se da por concluido este período formativo hacia el año 1545 ó 1546. Según Gaya Nuño, la década de 1554 a 1563 es la de «máxima y más feliz producción […] lo mejor de la obra salida de sus manos». Y es en esta década cuando nos lo encontramos trabajando en Arroyo de la Luz (pueblo entonces llamado Arroyo del Puerco), en los años 1561-63.