lunes, 12 de octubre de 2015

MEDUSA LA GORGONA




Perseo sosteniendo la cabeza de Medusa (fresco de Pompeya)

Como habíamos visto en el relato anterior, Perseo, engañado por el rey Polidectes, había ido a matar a las Gorgonas. Estas eran tres  mujeres enormes con garras de bronce, alas de oro y colmillos de marfil.  La más terrible de las tres era Medusa.  Atenea le había cambiado sus cabellos por serpientes y le dio el poder de convertir en piedra a todo el que la mirara, tanto fuera humano o animal. 


Muchos valientes heroes habían intentado matar a las gorgonas pero ninguno la había conseguido.  Cuando Perseo, hijo de Danae y Zeus fue al encuentro de la Gorgona, Atenea le dio un escudo que era a la vez un espejo, Zeus le dio una hoz de filo muy fino, Hermes le prestó sus sandalias aladas y Hades le dejó su casco que le hacía invisible. 

LLegó Perseo volando y encontró a Medusa convirtiendo en piedra  a todos los que encontraba en su camino.  Se quedó observando a lo lejos y la espió a través de su escudo protector. Medusa al darse cuenta de su presencia, iba de un lado a otro, gritando cosas horribles mientras las serpienes de su cabeza silbaban con furia.  Como no conseguía que Perseo la mirara de frente, cansada, se quedó dormida. Perseo se acercó y con la afilada hoz que le había dado su padre le cortó la cabeza de un tajo. Perseo conservó la cabeza de Medusa toda su vida, pero la tenía metida en una bolsa opaca que solo sacaba cuando quería convertir en piedra a alguno de sus enemigos

 ¿Donde está ahora Medusa?  Aviso desde aqui a todos los que visiteis Estambul. Si vais a la Cisterna Basílica



Alli la vereis, bueno, si no llevais escudo protector, cuidado!!! no la mireis directamente a los ojos