domingo, 4 de octubre de 2015

CONCIERTOS EN LA IGLESIA RECTORAL DE SAN MARTIÑO EN BARCIA DE MERA




Rafael Antela, el párroco de San Martiño de Barcia de Mera y arcipreste de la comarca, es un entusiásta de la música culta. Un melómano empeñado en poner en el mapa un conjunto abacial, que es sin duda una auténtica joya del barroco gallego, perdido en un recuncho de la comarca de A Paradanta en uno de los concellos más rurales: O Covelo.
     Todo empezó -accidentalmente-, en un campamento para niños sin nociones de música. La última actividad"fue un concierto para los papás, les ofrecí la iglesia que estaba hecha unos 'zorros' e hiperdecorada para tapar desconchones, y les fascinó".  Así surgió la idea y el objetivo de dar a conocer este patrimonio con conciertos, que después de siete ciclos, se han consolidado y son un referente en Galicia. Y también más allá, porque "ya hablan de nosotros en Madrid y nadie se cree que podamos hacer estos ciclos de música con tan poco y cobrando una entrada de 5 euros", explica.
     Y volviendo a los comienzos recuerda que "lo hablamos y me lancé: si se restauran los retablos inaugurábamos con el Mesías de Haendel". Y los bellos retablos de los Siglo XVIII y XVI (el del altar mayor) se restauraron. "Y mi asombro fue que estaba todo preparado para ese concierto, a falta de dinero, pero lo buscamos". Se propuso la idea y hubo empatía con la Xunta. Así, en febrero de 2009, con los retablos recién rehabilitados, sonó el Mesías en Barcia de Mera con el coro de cámara Campus Stellae y la Orquestra de Cámara Galega.
      Ese día, recuerda Rafael Antela, "llovió y tronó sin piedad, el autobús no pasaba por el camino, la iglesia estaba a tope y yo, ¡no me lo podía ni creer!". Fue tal el éxito que se apostó por la continuidad. Y tras "el primer campanazo, hicimos dos conciertos en agosto con 3000 euros, luego, durante unos años, no tuvimos ayuda económica alguna pero cuando se inicia un proyecto se debe continuar". Y fue entonces cuando empezó a colaborar con los Ciclos de Música Religiosa de Barcia de Mera, el Balneario de Mondariz dando cobertura al alojamiento de los músicos. Y el Concello  de Covelo "también empezó a ayudarnos hace dos años". Y con la  llegada a Cultura de Jesús Vázquez y Anxo Lorenzo "ya respiramos, ellos vieron que el proyecto tiene entidad  y futuro, pero que necesita apoyos".
     "Somos también un escaparate de músicos y los conciertos contribuyen a poner en valor voces de un gandísimo nivel; somos pequeños pero nadie nos ha dicho que no, e incluso tenemos cola, nos dá un poco de vértigo cuando ves crecer el proyecto y te preguntas dónde está el límite"

Noticia. ATLANTICO DIARIO