viernes, 6 de julio de 2012

William-Adolphe Bouguereau





William-Adolphe Bouguereau (La Rochelle 30 de noviembre de 182519 de agosto de 1905) fue un pintor francés del realismo burgués.
Alumno de Picot en París con 21 años y pensionado en la Villa Médici romana con 25. Hombre fuerte del academicismo francés, primer presidente del departamento de pintura de la Sociedad de Artistas Franceses y gran favorito de la clase adinerada de su época. Vivió 80 años y se le reconocen más de ochocientas obras.
Ilustres admiradores suyos fueron, por ejemplo, Napoleón III y el pianista y compositor romántico Chopin. Otros grandes artistas contemporáneos como Gauguin, Cézanne o Van Gogh le aborrecieron o ignoraron.

Bouguereau nació el año 1825 en La Rochelle en la costa Oeste de Francia, en la región Poitou-Charentes. Hijo de Théodore Bouguereau, de origen inglés, y Marie Marguérite Bonnin, Adolphe-William fue el segundo de los cuatro hijos de una familia de orientación calvinista, sin embargo a la edad de cinco años fue bautizado en la fe católica. Su padre tenía una modesta vinatería suficiente para mantener un nivel de pequeño burgués


En 1832 la familia se mudó a Saint-Martin, en la isla de con la intención de abrir un nuevo negocio que no llegaría a prosperar. William, inicialmente inscrito en la escuela local, donde al parecer solía llenar de dibujos sus libros y cuadernos, fue enviado a vivir con su tío Eugène,  de 27 años, joven cura en la iglesia de Saint-Étienne en Mortagne sur Gironde, y que posiblemente estimuló su sensibilidad e inquietudes artísticas.
En 1839, Eugène decidió enviar a su sobrino a la escuela de Pons a estudiar arte clásico, religión e historia antigua, entre otras materias. Más tarde, con 16 años, Bouguereau tomó clases de dibujo con Louis Sage, discípulo de Ingres.
En el año 1841, la familia volvió a reunirse para trasladarse a Burdeos, donde el incipiente pintor tuvo que hacerse cargo de la contabilidad del nuevo negocio familiar, un comercio de aceite de oliva, y llevar la contabilidad de un taller vecino. A condición de que no descuidara sus obligaciones y no se convirtiera en 'artista', su padre finalmente lo dejó inscribirse en la escuela municipal de arte, donde fue admitido en las clases avanzadas de Jean-Paul Alaux, dos horas diarias. Sus grandes aptitudes le permitieron entrar en la prestigiosa École des Beaux-Arts de París, a pesar de la inicial oposición paterna y gracias al apoyo de su tío, cuya ayuda le permitió pasar tres meses en Mortagne pintando retratos de personalidades de Saintonge, y ahorrar 900 francos. Gracias a una carta de recomendación de Alaux, obtuvo empleo en el estudio de pintura de François Picot en París, donde, según su propio testimonio, trabajó como un esclavo sin apenas tiempo para dormir. Finalmente, en el mes de abril de 1846, William fue aceptado en la École des Beaux-Arts. En 1850 ganó el Grand Prix de Rome y con ello una beca para estudiar en Roma.

 

Los ganadores del Grand Prix de Rome eran enviados a la Villa Médici. Durante tres años y cuatro meses viajó por Italia pintando copias de obras maestras. De vuelta en París, consiguió una segunda medalla en el Salón de 1854. Su popularidad y prestigio académicos crecieron rápidamente. En 1857 el emperador Napoleón III le encargó un retrato de sí mismo y de la emperatriz, así como la pintura histórica Napoléon III visitando las inundaciones de Tarascon.

El 8 de enero de 1876, Bouguereau fue elegido miembro de la Academia francesa de Bellas Artes. En 1881 el gobierno francés entregó el control administrativo del Salón a los artistas, como resultado de ello se fundó la Sociedad de Artistas Franceses y Bouguereau fue elegido el primer presidente del capítulo de pintura.
En 1903 fue nombrado "Gran Oficial" de la Legión de Honor. Y se le invitó a participar en la conmemoración del centenario de la Villa Médici. En esa época recibía invitaciones de toda Europa, que a petición del pintor su esposa Elizabeth rechazaba sistemáticamente para poder atenderle. Al final del año de 1903 su precaria salud le impedía escribir o pintar. Murió de un problema cardíaco, en su casa de La Rochelle, la noche del 19 de agosto de 1905.
Bouguerau estuvo casado con otra artista, Elizabeth Jane Gardner. Su influencia permitió que las instituciones de arte francesas se abrieran por primera vez a las mujeres que pintaban realismo burgués. Sus obras fueron muy apreciadas y económicamente valoradas por la alta burguesía de los Estados Unidos.

 

Juicios críticos y prejuicios

Consultados y contrastados diferentes estudios críticos, puede resumirse que la obra de Bouguereau, admirada por los que no entienden de pintura y denostada por los que saben mucho de pintura, es un ejemplo indiscutible del dominio de las técnicas pictóricas academicistas y de las claves sociales de la hipocresía burguesa.
Bouguereau pinta, muy bien, lo que el burgués quiere mirar: mujeres hermosas y rotundas, tiernas adolescentes, niñas pobres encantadoras y limpísimas. Mirando sus cuadros, el burgués más ignorante entiende la fastuosidad de la mitología clásica y llega a la tranquilizadora conclusión de que la vida del campesino es el jardín del Edén.
Beligerante desde niño y soberbio desde sus primeros éxitos oficiales, Bouguereau fue un enemigo temible y despiadado con todo aquel que no viese y reconociese su esfuerzo artístico con la referida 'mirada burguesa neutra'.
En una summa crítica, puede resultar esclarecedor que el erudito francés Pierre Francastel, en su Historia de la Pintura Francesa,  dedique a Bouguereau doce líneas, frente a las 133 de Edgar Degas o las noventa de Paul Cézanne.