martes, 21 de julio de 2015

CUANDO LO IMPORTANTE ERA EXTRANJERO



Querida Cris.

Tu madre es una mujer sabia. Para ella "lo extranjero" es lo bueno, que se quiten de eso de marca España. Si te pones un bolso que lleva en tu casa diez años es porque viene del "extranjero"  y no insistas en decir que lo compraste en A Coruña porque no puede ser. Ella se acuerda cuando a su amiga Flora le regalaron unas katiuskas extranjeras y cuando llovíó se las sacó y las llevó en la mano para   que  no  se estropearan


En mi familia sucedía lo mismo. Mi padre soñaba con un Lancia y la primera lavadora que entró en casa tuvo que ser alemana.  Nosotros servíamos para otras cosas, pero en tecnología no teníamos nada que hacer... -claro  que tenía que ser caro, las cosas buenas tenían un precio. Un día vio un maravilloso corte de traje en un escaparate y al pagarlo le p'areció barato y el traje resultante nunca le gustó,,,así que ·los chinos" aunque sean extranjeros, a tu madre y a mi padre nunca les gustarían.  Pero, como siempre, los que sufrimos las fiebres extranjeras fuimos los niños. A muchas de nuestras casas llegaron las telas de nylon (nilón se decía) que familiares en Venezuela nos enviaban. El retal aquel se convertía en matería de adoración y una no acababa de dar el último estirón para hacer el vestido. A mi cuando me llegó la hora, ya tendría unos trece años y ya no me gustaba llevar ropa de topos con vuelos así que al igual que el traje de mi padre, ya nació maldito



Otro invento que iluminó nuestras vidas fue el plexiglas.  Todas nuestras madres comenzaron a hablar raro, todas entendían más de "nilón" y plexiglas que los propios expertos. Yo recuerdo mi "impermeable de plexiglas" que hoy diría de plástico.