lunes, 27 de julio de 2015

LOS SURREALISTAS Y EL CADAVER EXQUISITO





Suzanne Muzard y André Breton, 1929
Poeta, escritor, teórico y figura principal del movimiento surrealista, André Breton colaboró con el poeta y escritor Paul Eluard a partir de  1920. Cuando vivian en la misma dirección, 42 Rue Fontaine de París, los dos realizaron su trabajo más conocido "La inmaculada concepción" en 1930. 
André Breton, Paul Éluard & Suzanne Muzard; Cahier à spirale (One of 33 photo-collages from a spiral-bound sketchbook), ca. 1931.

Muzard conoció a Breton en 1927 y entró a tomar parte en los juegos surrealistas. Breton comenzó una relación romántica con ella poco despues de romper con Lise Deharme. Aunque Muzard se casó con el escritor Emmanuel Bert en 1928, continuó con Breton y se cree que esta corta y tumultuosa relación inspiró a Breton su poema de 1931 UNION LIBRE
Jean Aurenche, Marie Berthe Aurenche y Max Ernst

Breton continuó colaborando con Éluard hasta que se separaron por disparidad politica. La relación de Breton con Muzard, aparte de inspirarle  varios poemas que se publicaron despues de su muerte, los dos participaron en dialogos surrealistas
René Magritte y su mujer Georgette Berger

Los tres artistas colaboraron en un libro de 33 fotomontajes hechos con el espiritu de cadaver exquisito, un juego de palabras para crear más, en este caso para sacar de una imagen muchas más. 
En 1925 "el cadaver exquisito" comenzó en París, en rue du Chateau, una casa ocupada por Marcel Duchamp, Tangue, Jacques Prévert y otros. Todo comenzó por una colaboración literaria y se expandió a un lenguaje visual
Gala y Dalì

Breton sostenía que la mayor tarea a que un poeta podía aspirar era comparar dos objetos distantes y confrontarlos y estos collages atestiguan lo que Breton reclamaba. Curas en comunidad con señoritas en bañador y monjes conversando con nudistas. Se puede ver tambien una silla electrica, un soldado con una mascara de gas saliendo de un agujero, cazadores disparando a un ojo gigante, un elefante y dos mujeres atados a un árbol, la cabeza de un camello en un Parlamento....
Yves Tanguy, 1928