lunes, 28 de septiembre de 2015

ULISES EN LA ISLA DE LOS LESTRIGONES



Ulises siguió navegando, esta vez entre enormes olas,causadas por una gran tormenta. La venganza de los dioses era patente. Ordenó fondear. Los barcos entraron en un puerto rodeado de altos acantiladosl  Ulises trepó por una roca y vio un castillo a lo lejos.  Volvió al barco y envió a tres de sus hombres a explorar 

LLegaron estos al castillo, donde vivía el rey de aquellas tierras, el gigante Antifate, al cual le gustaba comer seres humanos. Al ver a los emisarios de Ulises se comió a uno y los otros dos salieron corriendo para avisar a Ulises del peligro. Ya era demasiado tarde, Antifate ya había enviado a muchísimos gigantes lestrigones a que lanzaran piedras contra los barcos y se comieran a todos los hombres que capturaran.

Miles de gigantes lestrigones  persiguieron a los hombres lanzaron piedras desde los acantilados y arponearon a los hombres de Ulises como si fueran peces
Hundieron todos los barcos menos el de Ulises en el que escaparon los pocos hombres que se salvaron de aquella horrible matanza.