domingo, 27 de septiembre de 2015

POLIFEMO Y ULISES

Ulises en la cueva de Polifemo.  Jacob Jordaens
Seguía Ulises navegando de camino a su reino Itaca y despues de varios días paró su  barco en la costa de los cíclopes.  Desembarcó Ulises con doce de sus hombres y recorriendo el lugar encontraron una gran cueva. Era la casa del gigante Polifemo pero este no estaba. En la caverna había corderos y cabritos, vasijas con leche y queso.

Peter van Cornelius

Al atardecer llegó el cíclope cargado con leña para preparar la cena. Al entrar tapó la boca de la cueva con una pesada piedra. Rápido se percató que allí había intrusos, entró en cólera y les dijo que no saldrían de allí. Ulises temió por su vida y por las de sus hombres así que le ofreció un regalo, vino de Grecia. Polifemo bebió hasta hartarse, mientras los hombres de Ulises tocaban la flauta. El gigante se quedó profundamente dormido y aprovecharon para cegarle el único ojo que tenía con un palo con la punta ardiendo. 

Polifemo gritando de dolor arrancó la piedra de la entrada pensando en atrapar a los hombres.  Se paró en medio del paso y dando bandazos, con las manos tanteaba todo a su alrededor, dejando salir a los animales.  Ulises y sus hombres viendo esto, se pusieron unos cuernos que había en la cueva y consiguieron salir. 

Annibale Carracci

Polifemo, furioso, los siguió y dejó caer una enorme roca que cayo muy cerca de  la nave de Ulises

Una vez que el barco estaba bien lejos de la costa, Ulises gritó a Polifemo: " Si alguien alguna vez te pregunta quien te dejó ciego dile que fue Ulises, rey de Itaca"

Polifemo, lleno de ira, gritó a su padre Poseidón, dios del mar, que castigara a Ulises


"Escuchame Poseidón, concedeme el deseo que Ulises no pueda volver nunca a su palacio.  Peri su estña destinado a regresar a su país, que sea tarde y mal, despues de perder a todos sus compañeros"