viernes, 25 de septiembre de 2015

el olivo gallego

Leo hoy en ATLANTICO DIARIO que 

Los montes de Camos darán olivas en dos años

Los comuneros de montes, a la vista del bajo precio de la madera y llegando a un acuerdo con la empresa aceitera ABRIl,  han decidido plantar  2.025 plantas de la variedad arbequina.

No es que los gallegos nos hayamos vuelto locos y queramos dar la vuelta al mapa


«E iréi pola Mariña [se supone que la de Lugo] vendendo aceite e fariña» Esto ya figuraba  en las Cantigas de Santa María, de Alfonso X el Sabio. 

Si nos remontamos a los Reyes Católicos, cuenta la historia que estos mandaron arrancar los olivos que poblaban Galicia  para castigar la  revuelta de los irmandiños, aunque quizas la orden no fue arrancarlos sino que con el impuesto promulgado por  el Conde Duque de Olivares sobre nuestros olivares para proteger al sur, obligó a su agandono. El olivo gallego logró sobrevivir en núcleos aislados, custodiado por pequeños artesanos del aceite