domingo, 6 de septiembre de 2015

Exposición en CAIXAFORUM Madrid

Exposición en CAIXAFORUM Madrid- Hasta el cuatro de octubre. Si pinchas en "visita virtual" puedes recorrer la exposición




En el antiguo Perú, la civilización surgió miles de años antes de la existencia
 del Imperio inca. Los primeros trabajos arqueológicos,
realizados a principios del siglo XX, mostraron que los incas gobernaron
el Perú únicamente durante los últimos 150 años de un desarrollo cultural que

 duró más de 10.000 años. 

Los pobladores que llegaron al antiguo Perú aprendieron a lo largo de miles 

de años a conocer los retos, ventajas y limitaciones de este territorio.
 Las comunidades se adaptaron y aprovecharon los recursos de las diversas
 regiones, y el Perú se convirtió así en uno de los pocos lugares del mundo 
donde surgió la civilización, hace aproximadamente 5.000 años. 

En la costa norte, la abundancia de recursos marinos permitió a sus pobladores 

contar con una fuente de alimentación permanente. La domesticación del 
algodón, hace también 5.000 años, y la confección temprana de redes
 incrementaron la pesca. 

Además de asegurar el alimento para una población cada vez más numerosa,

 la pesca abundante también otorgó a los pobladores costeños un recurso 
valioso para establecer un intercambio con sus vecinos de las alturas, algo 
que resultaba indispensable para acceder a sus fuentes de agua. De esta 
manera sería posible el desarrollo de obras hidráulicas para irrigar las áridas
 tierras de la costa. 

Las comunidades costeñas, bajo el liderazgo de autoridades que iban 

consolidando su poder político y religioso, conformaron los valles que hoy
 enverdecen la costa peruana y se convirtieron en sociedades agrícolas.
 En esta región, a lo largo de 3.000 años se desarrollaron las culturas
 cupisnique, mochica, lambayeque y chimú. Sin embargo, los pobladores 
norteños mantuvieron a lo largo de su historia relaciones con otras 
sociedades del centro (Lima, Chancay), del sur (Nazca, Chincha) y de
 las tierras altas (Recuay, Huari) del área central andina. 

La exposición presenta 200 obras maestras del arte precolombino peruano,

 procedentes de la colección del Museo Larco de Lima, Perú. Finas vasijas
 de cerámica, joyas y elementos ceremoniales confeccionados con metales
 preciosos, delicados textiles y objetos plumarios, y diversos objetos de uso
 ritual realizados en madera, piedra, concha o hueso, no solo muestran la
 destreza de los artistas del antiguo Perú, sino que abren una ventana en
 el tiempo para permitir al público asomarse a la cosmovisión de los antiguos 
habitantes de esa parte del mundo.