domingo, 14 de junio de 2015

DON ABEL TOMA POSESIÓN- Son os imbéciles e escuros que non nos entenden, non...




Mientras en España corre un aire nuevo, una nueva forma de hacer política







En Vigo seguimos con ese tufillo de "ciudad que no me gusta"-




Ayer tomó posesión Don Abel Caballero, como alcalde de esta ciudad- VIGO- Ha sido elegido por una gran mayoría de los ciudadanos y hay  que felicitarle, pero no voy a dejar de decir que va a dejar una ciudad MUY VULGAR... esto es a lo que conduce EL POPULISMO

Vergüenza me da ver en la prensa que ni en la victoria es elegante. No puede olvidar a los opositores a su maravillosa obra, aquella "Fontana de Trevi" y dice: «¿Acórdanse das mentiras de algúns?».-¿Non van pedir perdón? Eran farsantes -enrojece más-, demagogos -más aún- e mentirosos -está a punto de explotar.

-¡Sinvergüenza! -exclama un palmero de la Marea desde el público.
-¡Baboso! -le responde un palmero socialista.
-¡Ratero! -vuelve a cargar el de la Marea, ya con otros.
Caballero está subido al alambre de sus propios nervios y empieza a mandar callar.
-¡¡Vigo sí!! ¡¡Vigo sí!! -intentan los suyos, con palmas.
-¡Menos Chanel e máis xustiza -replican los de la Marea.
-¡¡¡Guarden silencio!!! -se esfuerza el alcalde.
-¡Sinvergüenza de los cojones! -vuelve el socialista de antes, especificando un poco más.
Uno de los de la Marea abandona el pleno y ya no queda mucho más que decir. Caballero zanja: «Son os mesmos antidemócratas de sempre».

Rubén Pérez se queja de la presencia de imputados en la corporación, por Ángel Rivas, y los suyos gritan. Caballero se pone mitinero y presume de que no lleva escolta o de que tiene deuda cero
Hace cuatro años, cuando agarró el bastón de mando, Abel Caballero se puso guerrero. «Son os imbéciles e escuros que non nos entenden, non...» Ahora que acaba de ser elegido alcalde para otros cuatro años, Caballero se pone poeta. «O noso compromiso cos bos e xenerosos» y ya en pleno éxtasis   se compara con Carlos V porque se ponía al frente de sus ejércitos. Cita a Shakespeare: «A ignorancia é a maldición de Deus». Menta al Vello Simbad de Cunqueiro. Hace una parada obligada en el «O povo é quem mais ordena» de Zeca Afonso. Saluda a Mandela sin citarlo, cuando parafrasea aquel poema de William Henley que el sudafricano leía en la cárcel: «Son o dono do meu destino, son o capitán da miña alma».Alude a Juan Compañel, a Paco del Riego, a los pintores Laxeiro y Colmeiro y a la recientemente finada Carmen Kruckenberg. Por supuesto, vuelve a Pondal: «Seguiremos as humanizacións e os imbéciles e escuros seguirán sen ver iso que é a sostibilidade e o emprego». «Nomes míticos»
-----------------------

PATETICO!

- Gracias a LA VOZ DE GALICIA por informarnos