viernes, 6 de febrero de 2015

NO SOMOS SETAS, SOMOS COCOONING



Querida Cris, tengo que salir, te he llamado por telefono y no estás en casa... no puedo esperar, tengo que decirtelo  ME HE ENAMORADO

Ay, amor de hombre 
que estás haciéndome llorar una vez más 
sombra lunar, que me hiela la piel al pasar 
que se enreda mis dedos 
me abrasa en su brisa 
me llena de miedo 


Y ¿Quien es el?  Te preguntarás....


Ay, η αγάπη του ανθρώπου που με κάνει να θρηνήσουμε και πάλι σεληνιακή σκιά που παγώνει το δέρμα μου για να περάσετε τα δάχτυλά μου μπλέχτηκε σε αύρα του καίει μου με γεμίζει με φόβο

Los hombres del mundo están celosos y fastidiados... estrafalario, macarra, delincuente.... de todo le llaman.  ¿Que más da? 


Ya sé que me volverás a recordar que los amores platónicos son similares a los imposibles, pero recuerda que tu solo tenías 12 años cuando te enamoraste del conductor de autobús... 


En ese momento sonó el telefono.  Si te he llamado...¿Que no sabes quien es?  vale, mejor, una rival menos!!!

Cambié de conversación, que no vale la pena perder nuestra amistad por ningún hombre del mundo... Dije...

Que no se le ocurra a nuestras hijas llamarnos setas, de eso nada  ESTAMOS A LA ULTIMA MODA. Ser COCOONING  es lo más moderno del mundo globalizado
De momento yo comparto  "mi cocoonería" con el gato... esto hasta que mi YARIS VAROUFAKIS lea este grito de amor