lunes, 29 de octubre de 2012

EL CASO DEL MATAPITOS

Os voy a contar la curiosa historia del "Matapitos".  Es totalmente un hecho verídico aunque sea dificil de creer...


Sucedió en FISTERRE, aqui en mi  tierra, donde las mares son bravas y soplan unos vientos medio huracanados, buenos para los  "molinillos" pero malos para las cabezas.  En  2007  apareció  en su casa de Fisterra el cadaver de Antonio Insua Canosa.  La Guardia Civil echó un vistazo al cuerpo, la policia lo examinó y finalmente el forense hizo un análisis más profundo  y dictaminó  que  el difunto presentaba  67 heridas inciso cortantes por todo el cuerpo, en la cabeza y en el rostro tantos golpes y cortes que el ser resultaba irreconocible y finalmente en la garganta insertado el filo de un cuchillo de cocina.  No se sabe muy bien quien fue el listo que diagnosticó SUICIDIO,  el caso se archivó y  dejaron de buscar a un presunto culpable.

Los miembros de la  familia de Antonio Insua Canosa no se quedaron muy contentos con el final del caso, más bien podríamos decir que "estaban bastante moscas".  El pobre Antonio aunque le hubiese dado un ataque de locura de esos debidos a los vientos, suicidarse tan poquito a poco les parecía extraño.  Primero clavarse unas tijeras por todo el cuerpo, despues darse con una silla en la cabeza y finalmente insertarse  en la garganta un cuchillo de cocina, tan fuerte que le saltó la empuñadura...el caso les parecía muy raro así que jamás dejaron  de buscar al culpable.  Gracias a su obstinación, por fin, en septiembre de 2011 Guillermo Marcote, "el Matapitos"  cantó todo.


MATAPITOS, con una leve deficiencia psiquica y  consumidor de drogas. aparte de coser a puñaladas a la víctima, le robó 150 euros.  El 15 de marzo de 2007  el Matapitos se presentó en casa del occiso, su camello habitual,  y  estuvieron toda la tarde juntos. La gente de "mal vivir" del pueblo, visitantes  habituales de la casa del suministrador de drogas,  pueden corroborar los hechos, además tambien es testigo el dueño  de un establecimiento al que Matapitos llevó una bombona de butano por orden de Antonio el asesinado.  La Guardia Civil dice "que el caso está muy claro".

Pero ¿Como se llegó a esclarecer todo? ¿Se arrepintió Matapitos y su conciencia no le dejaba vivir en paz? Pues no, claramente NO, simplemente un colega "se fue de la lengua".  Matapitos le había pedido una dosis "fiada" a Antonio el camello, este se negó y Matapitos muy enfadado le agujereó el cuerpo con unas tijeras y al negarse Antonio a colaborar le dio con una silla en la cabeza... el cabreo de Matapitos no cesaba y al comprobar que Antonio respiraba, le clavó reiteradamente un cuchillo de cocina en la garganta, con tal saña que no dejó hasta quedarse con la empuñadura en la mano.  Con las ropas totalmente ensangrentadas se fue a su casa y se quedó unos días en ella hasta comprobar que nadie lo buscaba. 

ANTONIO SE HABIA SUICIDADO