lunes, 6 de agosto de 2012

Thomas Lawrence

 Sir Thomas Lawrence - Priscilla Lady Burghesh with her son George Sir Thomas Lawrence - Portrait of Charles Chetwynd-Talbot, Viscount Ingestre and His BrotherFile:Sir Thomas Lawrence 002.jpg

File:Portrait of Elizabeth Farren, by Thomas Lawrence.jpg



 Gran Bretaña
Bristol 1769 - 1830

 Artista precoz, su padre no dudó en utilizar su habilidad para los retratos durante su adolescencia en la localidad de Bath, consiguiendo importantes ganancias con obras a lápiz o pastel que supondrán la mayoría de los ingresos familiares. A los 17 años se trasladó a Londres para continuar su formación artística, ingresando en la Royal Academy. En 1787 envió siete trabajos a la exposición oficial consiguiendo muy pronto ser reconocido gracias a la presentación en 1790 de su Reina Carlota, obra que le confirmaría como retratista de moda entre la alta sociedad londinense. Incluso llegó a aceptar más encargos de los que podía realizar, con lo que en numerosas ocasiones no satisfacía sus clientes.
En 1791 fue elegido miembro correspondiente de la Academia y al año siguiente era designado sucesor de Reynolds como pintor del rey. La Academia le elevaría su rango a miembro de pleno derecho en 1794, siendo elegido presidente en 1820.
Las obras de Lawrence pronto empezaron a ser criticadas por su excesiva teatralidad. El pintor deseaba trabajar también en la pintura temática y no dedicarse sólo a la retratística pero sus intentos en este asunto carecen del vigor de sus trabajos en el campo del retrato.

Cuadro al óleo por el retratista inglés Lawrence.

 La fama de Lawrence empezó a tener un ligero declive que consiguió superar con la exposición en la Royal Academy de 1807. Paulatinamente recuperaría su fama inicial, siendo nombrado caballero en 1815, momento en el que se le hace un importante encargo por parte de la familia real: la Cámara de Waterloo, en el castillo de Windsor, donde retratará a los soberanos, militares y hombres de Estado relacionados con la reciente derrota de Napoleón. Su fama alcanzó la internacionalidad con una serie de trabajos en el extranjero entre 1818 y 1820, especialmente con el retrato del papa Pío VII.
Su estilo aparentemente rápido encierra un método de trabajo tremendamente minucioso, en el que los rasgos del modelo eran debidamente dibujados antes de trabajar con el óleo. Sin embargo, el empleo de ayudantes en la ejecución de numerosas obras ha llevado a un descenso de calidad en buena parte de ellas. A pesar de ello, el estilo de Lawrence alcanzará importante popularidad en las décadas de 1830-1840. 


Ref- Arte Historia