sábado, 26 de diciembre de 2015

LOTERIA Y FELICIDAD


Usted y yo tenemos al menos una cosa en común:  no nos tocó el gordo. 
Eso dice Angel Paniagua en LA VOZ DE GALICIA y tiene razón. Yo es que ni pensaba jugar pero el día 21 me empezó una desazón por todo el cuerpo, casi temblores mientras mi cabeza repetía "el 3, el 3" y no tuve más remedio que ir corriendo a una administración para hacerme con un décimo. Tengo que decir que no   he comprobado   pero  mi cabeza me repite "ni un euro, ni un euro", claro que siguiendo con el citado artículo casi me siento feliz. Un tal Martin Seligman, psicologo estadounidense descubrió que a personas que les habia tocado la lotería, al año siguiente eran menos felices que antes...Um, si al final el refrán ese de "el dinero no da la felicidad" va a ser cierto