martes, 15 de diciembre de 2015

LA MUELA Y LOS MOLINOS DE VIENTO

COMO PASAR DE CRIAR CONEJOS A SER MILLONARIA

Fue la envidia de todo Aragón. El viento soplaba a favor de La Muela, localidad situada a las puertas de Zaragoza, gracias a los cientos de aerogeneradores que se instalaron y provocaron un crecimiento espectacular, tanto en número de habitantes como en servicios y tren de vida de sus vecinos. Su alcaldesa durante dos décadas, María Victoria Pinilla, del PAR, se dedicó a sembrar molinos de viento 

cuyos beneficios utilizó para practicar un urbanismo salvaje y malvender gran parte del suelo de la localidad. A cambio se quedaba con suculentas comisiones. La corriente se puso en contra el 18 de marzo de 2009, día en el que la exedil fue detenida, acusada de nueve delitos y corruptelas urbanísticas junto con otras 19 personas más, entre ellas su marido, su hijo, otro concejal y numerosos empresarios y técnicos vinculados al urbanismo del municipio. La fiesta se acabó y su sucesora, Marisol Aured, del PP, heredó 25 millones en deudas. Casi 5.000 euros por vecino
El primer parque de molinos de viento se instaló en 1987. El pueblo tenía entonces 800 habitantes, ahora supera los 5.000. El viento y sus aerogeneradores dieron tanto dinero que 

su anterior Gobierno levantó unaplaza de toros cubierta (dos millones de euros) inaugurada por Julio Iglesias y donde se exhibieron los mejores carteles del momento. Pinilla puso a disposición de sus vecinos tres museos, el de la Vida, 

el del Aceite y el único museo del Viento del mundo;

 un gran auditorio (3,2 millones) 

y un centro deportivo de 19 millones de euros con capacidad para una localidad cinco veces más grande que La Muela.

En el pueblo, considerado como uno de los de mayor calidad de vida de España, se llegaron a costear viajes a República Dominicana, Finlandia, México y Canadá, por citar alguno de los lugares paradisíacos que subvencionó el ayuntamiento. También había para los jóvenes: los que quisieran ir a laUniversidad, contaban con una beca anual y un programa de Trabajo para el verano. Los ancianos, a los que el Consistorio pagaba viajes a Benidorm, recibían una subvención dependiendo de su salario para ingresar en la residencia municipal.
De tirar la casa por la ventana a bajar las persianas porque la fiesta se terminó. La deuda que el anterior Ejecutivo local deja a este pueblo situado en plena A-2, a medio camino entre Madrid y Barcelona, asciende a 25 millones de euros e inmuebles cerrados porque cuesta más mantenerlos que no utilizarlos. El 2012 llegó con una subida generalizada de los servicios municipales: los muelanos pagan el doble por la tasa de basuras; un 40% más para las guarderías y ya no hay ayudas públicas para los ancianos que ingresen en la residencia del pueblo.Ya no hay siquiera dinero para pagar el servicio de autobús a Centrovía, la única línea directa con Zaragoza.

Ahora la actual alcaldesa trata de poner en orden la diferencia entre lo que abonan los usuarios y el coste real del mantenimiento. El Consistorio sigue buscando fórmulas con la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ) para desbloquear la deuda y hacer viable el funcionamiento normal y ordinario del Ayuntamiento. Aured, que reconoce que el pueblo hoy se aqueja de “todos los problemas posibles”, únicamente pide otro milagro: restablecer la convivencia con las instituciones e ir diluyendo “poquito a poco” la herencia recibida de la anterior alcaldesa, que junto con su ex esposo Juan Antonio Embarba y sus hijos posee hasta una mansión en una lujosa urbanización de República Dominicana, además de un chalé en Sotogrande (Cádiz) y varios pisos en Madrid.
Información El Confidencial

¿Quien va a pagar todo ese desastre?