lunes, 15 de julio de 2013

PENA, PENITA PENA, QUE INCOMPRENSIÓN





Que la vida está muy malita, malita... eso ya lo sabemos. No estoy hablando solo de dinero, no, tambien  me refiero a la incomprensión.  Aqui todo el mundo hablando del Sr. Bárcenas, tildandolo de sinvergüenza y chorizo y ayer escucho a sus compañeros de prisión y están todos encantados: "es un tío chupiguay, es un enrrollaoooooooo". Les ha comprado bermudas y seguro que hasta compartirán porritos.  Y es que echemos una mirada a nuestro alrededor  para darnos cuenta de las cosas. Bárcenas es un tipo de mundo, un viajado y cual D. Juan seguro que podría decir:  "yo a las cabañas bajé, yo a los palacios subí..." Bueno eso de los claustros y lo de la memoria amarga ya no me atrevo a decir, que no lo sé...

Y es que hemos convertido la sociedad en dos partes, para decir un simil- "como si fueramos el Madrid y el Barça"- unos con sus razones y los otros con las suyas y con muy dificil punto de encuentro.  A mi particularmente me preocupa mucho porque no sé donde está el bando de los buenos. Benditos sean lo que ven las cosas claras!!! Por ejemplo ¿Están los jueces en el lado de los buenos? Pues, miren- yo que sé- depende... Pongamos por ejemplo a mi vecino Miguel, el que vive ahí cerca de la estación de ferrocarril.  El hombre se quedó sin trabajo, buscó y buscó y nada, el hombre ya pasa de los cincuenta y nadie lo quiere. Le hablaron muy bien de la prisión de la Lama, aquí en la provincia de Pontevedra: Calefacción, aire acondicionado, televisión, comida a sus horas y una buena biblioteca, así que Miguel dijo, "pues muy bien, cometo un atraco y estudio filosofía en La Lama". Decidido metió  el pincel más gordo de los que tenía en casa para hacer chapuzas dentro de una toalla y se dirigió a la tienda de chucherías que tiene su amigo Jaime. Dentro de la tienda levantó el pincel enrollado, apuntó a la cabeza de su amigo gritando "esto es un atraco". Jaime siguió colocando unos caramelos en sus tubos de vidrio y dijo:"tio estás como una cabra". "Llama a la polícia que te estoy atracando"- gritó Miguel.  Miguel repitió el atraco cuatro días seguidos, hasta que Jaime llamó a la policía, no porque pensara que su amigo era un atracador, sino por pesado.  Miguel recibió a los policías con gritos de emoción y los habría abrazado si se dejaran. En comisaría declaró que no lo habían pillado  pero que había cometido múltiples atracos antes, firmó la declaración y fue puesto a disposición judicial. ¿Y que ocurrió con el juez? Lo puso en libertad.  Ahora todos los vecinos del barrio tenemos que aguantar los lamentos de Miguel: ¿Como es posible que un delincuente confeso ande tranquilamente por la calle?

A mi realmente las personas que me gustan son las que "ven". Zapatero veía brotes verdes y el de ahora, este, creo que se llama De Guindos, este ve luces y yo no veo nada, estoy peor que el Dinio, estoy confundida de noche y de día... Yo pensaba, vale, te quedas sin casa y te haces un soterrado. Por ejemplo, aqui en Vigo, te vas al Castro,  excavas y te haces una cabañita fresca en verano y con buen ambiente en invierno, pero leo hoy en la Voz de Galicia 

Muere aplastado por una vaca mientras dormía en su cama en Brasil

Joao María de Souza, un hombre de 45 años, dormía tranquilamente en su cama cuando una vaca pisó la chapa que hacía de techo de su casa, ésta no aguantó el peso, cayendo el animal sobre el pobre Joao, aplastandolo. Todo esto ocurrió en Caratinga, al este de Minas de Gerais

¿Está el mundo para entender algo?