viernes, 5 de julio de 2013

Dennis Hopper- EXPOSICION

Autorretrato, por Dennis Hopper, 1963, Los Angeles.The Dennis Hopper Art Trust.

 

A través del objetivo de Dennis Hopper


Más de un centenar de fotografías tomadas por el mítico actor narran, desde su propia vivencia, la ebullición de la contracultura norteamericana en los años sesenta

A Dennis Hopper se le recuerda sobre todo como actor y director de cine. Pero además se dedicó a la escritura, a la música, a la pintura y por fortuna, como evidencia esta exposición, también a la fotografía. Este “chico granjero de clase media”, según sus propias palabras, nacido en Dodge City (Kansas) estaba convencido de que todas las facetas de la creatividad humana eran “partes del ser artístico” y este rechazo a los límites, fueran cuales fueran, marcó su trayectoria profesional y vital.

Tenía 20 años cuando triunfó en Hollywood con Al Este del Edén (1955) y Gigante (1956), donde conoció a James Dean, quien le aconsejó que empleara la fotografía como práctica para encuadrar con la cámara cinematográfica: “Seguramente algún día querrás dirigir películas”, le dijo.

Entre rodaje y rodaje, Hopper fotografiaba cuanto veía: desde el set a las fiestas y, con el tiempo, los mítines de Martin Luther King, las marchas antirracistas y, en general, la vida en las ciudades, sin olvidar las rutas por carretera que elevaría a la categoría de  mito moderno con la película Easy Rider (1969), que dirigió y protagonizó, símbolo del espíritu de la contracultura norteamericana y su desafío a las normas establecidas.

Jane Fonda, práctica de puntería, por Dennis Hopper, 1965, Los Angeles. The Dennis Hopper Art Trust
Realizó la mayoría de fotografías entre Los Ángeles, Londres y Nueva York, donde conoció a Andy Warhol y participó en los eventos artísticos de The Factory. Las imágenes que tomó proporcionan algunas de las claves para entender el desarrollo del arte plástico en Norteamérica en la segunda mitad del siglo XX.

La exposición muestra 141 fotografías de Hopper y algunas pinturas y esculturas realizadas por él, junto a una selección de creaciones de artistas cercanos al pop, a quienes Hopper coleccionó: Robert Rauschenberg, Ed Ruscha, Roy Lichtenstein, Claes Oldenburg y Tom Wesselmann, en un recorrido compuesto también por extractos de las películas, discos y revistas, para ofrecer el contexto a las obras expuestas y recrear la efervescente atmósfera cultural de la época.

Más información:Museo Picasso de Málaga
Hasta el 29 de septiembre de 2013