sábado, 14 de mayo de 2016

You know you are wonderful, don´t you?


 
Una carta de agradecimiento. A Johann Sebastian Bach. A Beethoven, a Chopin, a Schubert, a Brahms, a Ravel, a Mozart, a Rachmáninov, a Prokófiev, a Liszt, a Scriabin y a tantos otros compositores clásicos. Al poder curativo de la música. “Si no hubiera conocido a Bach, yo estaría muerto”, asegura.

Despues de años de pleitos y  mucho dinero en gastos, ha conseguido publicar
 

´