martes, 19 de mayo de 2015

La rotonda de la gota de lluvia


José María Barreiro firma la obra de la nueva glorieta en Rosalía de Castro. Es también autor de otra pieza en Travesía de Vigo, que costó 100.000 euros
vigo / la voz, 19 de mayo de 2015. Actualizado a las 05:00 h.

Hace siete años, cuando la fiebre de las rotondas todavía era febrícula, pero no se había convertido aún en plaga resistente a todo remedio conocido, el artista José María Barreiro plantaba en la confluencia de la calle Aragón con Travesía de Vigo, un escultura de nueve metros de alto que bautizó como Ventos do Mar. El autor, en aquel entonces, se la ofreció gratuitamente durante tres años al Concello de Vigo (siendo alcaldesa Corina Porro) para que la colocase sin coste alguno donde el municipio tuviera a bien. Eso sí, al finalizar el período acordado, las arcas públicas deberían recompensarle con cien mil euros, que fue el precio estipulado por el artista en el extraño modalidad propuesta, que fue como una venta con pago aplazado. Cuando el trienio altruista acabó, Barreiro tardó más en cobrar.
Ahora, el autor vuelve a dejar su huella en Vigo (siendo alcalde Abel Caballero) con una obra pública de gran parecido con la anterior, que acaba de colocar en la confluencia de Rosalía de Castro con la calle Canceleiro. Sin embargo, en esta ocasión el Concello de Vigo no ha hecho mención alguna, por ahora, sobre el coste de esta segunda pieza, prima hermana en estilo, formas y colorido, de la anterior estructura de hierro situada frente al Centro Comercial Travesía.
Según el artista que tanto gusta a regidores del PP como del PSOE, desvela para dar pistas al desnortado espectador, el trabajo que ha realizado quiere ser un homenaje a la insigne escritora gallega a la que está dedicada la calle y una celebración de la naturaleza que pretende representar una gota de lluvia, en referencia a uno de sus versos, y de ahí su título: Como chove miudiño.
Con la nueva humanización, el ayuntamiento tiene previsto colocar otra rotonda más en Rosalía con Oporto. Barreiro, nacido en Forcarei aunque desde muy joven reside en Pontevedra, fue discípulo de Laxeiro y ha expuesto en numerosas ciudades a lo largo de una extensa carrera.