domingo, 22 de marzo de 2015

SENTENCIA SURREALISTA

Leo en LA VOZ DE GALICIA  que ...Un hombre que no tiene hogar deberá cumplir cuatro días de arresto domiciliario.


 El juzgado de lo penal 1 de Vigo ha condenado a Miguel Ángel Moya Domínguez, de 42 años de edad, a una pena de localización permanente por una falta de hurto. El acusado duerme siempre en el cajero de La Caixa de la zona peatonal de Urzaiz. Ese es el techo que lo cobija cada noche desde hace más de un año. Allí suele pernoctar con Antonio Lamas, su amigo y compañero de fatigas, abrigado con una manta y en un improvisado lecho de cartones.




«Que me paguen un hostal»

«Sin vivir en ninguna casa, no me pueden condenar a una localización permanente, lo veo ilógico total», afirma Miguel Ángel Moya. «Si quieren que cumpla la sentencia, que me paguen un hostal, que vale 12 euros la noche», dice este sevillano que lleva seis años en Galicia.