miércoles, 22 de octubre de 2014

LA PEQUEÑA AUXI

 Así estamos en octubre en VIGO - pasada la ciclogénesis


Despues del "pequeño Nicolás" mi blog ha sufrido una pequeña enfermedad, de la cual no me he librado de todo aùn...pero mirando atrás ¿Quien no ha tenido un pequeño Nicolás en su vida?

  Estos días yo me he acordado de la "pequeña Auxi" - Auxi  era una niña rubita, de mirada distraída, uno ojo miraba al este y el otro al oeste. Vivía en una pequeña buhardilla cerca de mi casa. Ella aseguraba que vivía en un palacio rodeada de doncellas. Yo había visto donde vivía, ni la puerta podían cerrar, seguro que no cabían. En la escalera habían puesto una reja para que los hermanos pequeños no pudieran escapar.  En la pequeña terraza de mis padres nos cantaba y bailaba ballet, los niños sentados en el suelo, la mirabamos con admiración hasta que nos acordabamos de la aguja y nuestros corazones palpitaban de miedo. A Auxi le había entrado una aguja por una vena y no se podía contonear mucho para que no se le clavara en el corazón. Todos la aplaudiamos hasta que mi padre, que había trabajado la noche anterior, salía de su dormitorio dando gritos y nos echaba a la calle