lunes, 5 de mayo de 2014

Pompeo Batoni

Pompeo Batoni
Lucca, 1708-Roma, 1787
 Hijo de un orfebre distinguido de Lucca, Pompeo Girolamo Batoni comenzó su aprendizaje en el comercio. En 1727 abandonó el taller de la familia y se trasladó a Roma para estudiar pintura. Durante sus primeros años en la capital amplió su formación copiando esculturas antiguas en el Vaticano, así como los frescos de Rafael y de Carracci.  La  capacidad de Batoni para dibujar y copiar ruinas y la escultura clásica llamó la atención de los anticuarios británicos y coleccionistas de la ciudad y empezó a recibir encargos. Desde el principio de su carrera Batoni optó por la forma clasicista de la pintura, que  admiró y estudió en la obra de Rafael y otros pintores del siglo 17, como Guido Reni y Domenichino. Desarrolló un estilo distintivo e inusual en comparación con la de sus contemporáneos y  anticipó el  neoclasicismo. Alrededor de la mitad del siglo Batoni se había convertido en uno de los pintores  más buscados en Roma, recibiendo numerosos encargos de composiciones religiosas y mitológicas. La más importante de ellas fue la decoración de uno de los altares de San Pedro en 1746, para  la que el artista realizó una pintura monumental - La Caída de Simón el Mago, ahora en la iglesia de Santa Maria degli Angeli, cuya ejecución le llevó diez años de trabajo. Batoni también fue un retratista célebre y fue muy apreciado y admirado por la aristocracia británica. Sus retratos más típicos incluyen elementos del arte clásico o una vista de Roma con el fin de registrar la presencia de la modelo en esa ciudad y subrayar su condición de amante de arte culto

Información   Museo Thyssen-Bornemisza