martes, 22 de marzo de 2016

Y la vida sigue...




Ayer me disgusté mucho con una  noticia. "Esta muy malíta, pero solo 40 kilos". No es de mi familia, ni siquiera mi amiga, pero la aprecio. No sé si llega a los 60 años... que esto de la edad entra dentro de la teoría de la relatividad, la juventud va con la edad de uno mismo. 


 Mi hija tenía seis años cuando me presentó a su hijo. "Mamá, Geni y yo nos vamos a casar con Fernando" El niño se reía..."estas chicas". "Si nos vamos a casar las dos con el y viviremos en casa de su abuela". Pues eso, le tengo un cariño de consuegras.

 Los estudios, con los años, separaron a los tres novios, pero mi hija y Fernando siguen queriendose mucho. El, como muchos otros jovenes válidos, ha tenido que emigrar,  y ahora ha venido desde los Estados Unidos para despedir a su madre