martes, 13 de enero de 2015

MIS CONVERSACIONES CON CRIS- INGENIEROS



Querida Cris, me duele un brazo, más bien un hombro... dicen que llegado un momento, si no te duele algo es que estás muerta. Me acordé que tengo en casa una crema mágica - Radian massage cream- que había comprado en Gibraltar... me la he echado  y parece que empieza a hacer efecto. Es el brazo derecho, el del ratón...habrá que inventar algo para escribir solo con la mirada...A propósito, lo que me he reido con lo de  tu amiga. No me sorprende porque yo ya sé por experiencia que eso de "ingeniero viene de ingenio" por lo tanto sus cabezas no rigen como las de un ser humano normal. 

Rosa, esta amiga de Cris, empieza hoy sus clases de costura. Es ingeniera, trabaja en una multinacional y no sé porque razón se le antojó comprar una máquina de coser. En la tienda se ofrecieron a enseñarle el funcionamiento, como se enhebra una aguja y esas cosas...Craso error!!! Un ingeniero ya viene al mundo con sabiduría suficiente como para no pararse ante pequeñas cosas.  "Mas bien va a aprender a coser a máquina" me dice Cris.  Es que el otro día llamó a Silvia, mi vecina, y le dijo que era muy complicado, que como puedes coger la tela si tienes la otra mano ocupada. Silvia muy sorprendida fue a su casa para comprobar como lo hacía... y oh sorpresa- tenía el pedal en la mano como si fuera un ratón. "Si fuera más pequeño sería más manejable" dijo.  Ya te puedes imaginar la  cara de Rosa. Me reí a carcajadas, Cris, dijo "un segundo que tengo que constestar un  whatsapp- yo de eso no tengo, que vi el otro día en la tele que la gente cruza las calles sin ver por ir mirando el telefono...callaaaaaa! me gista Cris, que me descentras. Es mi hija. Me tiene loca- Que lleva cuatro meses con la Thermomix estropeada y que ella sabe lo que le ocurre- que para eso es ingeniera- que le manden la pieza y ella la arregla. - ?Sabes donde va a acabar la máquina, Cris? En la basura





Yo, el día que me reencarne, si me siguen gustando los hombres, me buscaré  "un ñapas".  Un manitas es un ser apañado que vale para todo. Se te estropea la plancha, la abre, la cierra y ya funciona y lo mismo sucece con la lavadora o una lámpara. Son como seres mágicos, pero "un científico" nena, eso significa tener la casa llena de piezas de cosas que jamás volverán a funcionar.

¿Vamos el jueves a comer al Jaime? Vale, allí nos vemos